Ir al contenido principal

Datos que hablan, si los quieres escuchar


Según la Red Andaluza de la Lucha Contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN-Andalucía), el 35,1 por ciento de la población de Andalucía está en riesgo de pobreza y/o exclusión social con datos del 2020, lo que supone un 33 por ciento superior a la media nacional.

Según el mismo estudio, todos los indicadores que determinan la "Privación material severa" se hallan en Andalucía por encima de la media nacional siendo relevante que el número de personas que no pueden hacer una comida de carne, pollo o pescado cada dos días se ha incrementado un 41 por ciento. Igualmente el número de personas que no pueden mantener su vivienda a una temperatura adecuada ha crecido un 131 por ciento.

Para esta organización la situación de pobreza y de exclusión social que se vive en Andalucía "sigue siendo crítica", ya que la región parte de una situación "de absoluta desventaja ante la crisis", al ser la más pobre de España, sólo superada por Canarias y Extremadura.

Andalucía tiene 2,97 millones de personas en riesgo de pobreza y/o exclusión social, sobre un total de 8 millones y medio de habitantes, y la tasa de pobreza de la región ha alcanzado el 28,5 por ciento, cifra que es la tercera más alta de todas las comunidades autónomas (con 2,4 millones de personas pobres).

Por otro lado, según Save the children, actualmente un 31,1% de los menores de 18 años en España está en riesgo de pobreza o exclusión social, lo que implica que más de 2,5 millones de niños y niñas se encuentran en esta situación.

Todo esto son datos. Datos fríos y asépticos que después, en cualquier momento y en cualquier entrevista, vendrá un político, un analista o un tertuliano, a veces todo ello a la vez, y nos ayudará, mediante un colorido maquillaje, a digerir y a asimilar. Convertirlo en algo “normal” y endémico a nuestra tierra ha sido el gran éxito de aquellos, grupos o personas, que se benefician de esta situación.

Porque hay quien se beneficia, no lo dude, aunque a usted y a mí nos pueda parecer una aberración solo el hecho de pensarlo. Hay mucha gente que vive de la precariedad y la desesperación de otra mucha más gente.

El problema de los datos es que no salen de la nada. Los informes, en su mayoría brutales, que nos hacen una recopilación de datos y que periódicamente nos dan un mazazo de realidad, no se escriben como una novela ni representan la imaginación de un fantasioso escritor. Se trata de cifras que esconden, detrás de cada una de ellas, una tragedia a la que muchas miles de personas se ven abocadas y de las que cada vez, y a las cifras me remito, cuesta más salir.

No es cuestión de amargarse las navidades (lo escribo con minúscula a propósito porque creo que es una marca en el calendario del consumo, que ha dejado atrás hace mucho aquello del espíritu navideño, en el que coincidíamos hasta los ateos más convencidos), sino que es cuestión de abrir los ojos a la realidad.

Andalucía es un paraíso, pero hay mucha gente que apenas lo puede percibir porque vive sin poder levantar la mirada del suelo.

Y, claro, habrá que hacer algo.

La Directora General de Infancia de la Junta de Andalucía, Antonia Rubio, dijo abiertamente en la Comisión de Políticas para la Protección de la Infancia en Andalucía que la pobreza infantil existe y existirá. Dos años y medio después de su llegada al cargo en el Gobierno de PP y Ciudadanos en la Junta, Rubio en su primera comparecencia parlamentaria en Julio pasado le dijo en uno de sus turnos de intervención a la secretaria general del Grupo Socialista: "Señora Pérez, la pobreza existe, y lamentablemente, a pesar de la inyección de los fondos europeos, ninguno de los que estamos aquí, por la edad que tenemos y las canas que ya nos teñimos, vamos a conocer el fin de la pobreza, y eso es una realidad, aunque trabajemos cada día con ese entusiasmo y esa dedicación, porque también es nuestra responsabilidad".

Esto no parece un brote de sinceridad, sino más bien un derroche de chulería pasiva y declaración de intenciones. Vino a decir que esto era así desde hacía mucho y así iba a seguir. Demostró que ni sabe, ni quiere aprender, lo que hay que hacer para atajar el problema.

Quizá lo que haya que hacer es dejarse de lindezas y llamar sinvergüenzas a los sinvergüenzas y hacer más caso a quienes llevan mucho tiempo proponiendo medidas audaces y decididas para acabar con la pobreza.

Quizá haya que empezar a votar a políticos que realmente se preocupen de aquellos a los que se deben (la ciudadanía, que alguno tendrá sus dudas) y empezar a botar políticos corruptos y encallados, que dejen sitio y así poder abrir las ventanas para que entre un soplo de aire fresco que renueve las instituciones.

Quizá haya que empezar a escuchar, y no solo oír de vez en cuando, a todas las personas que día a día se baten el cobre con la pobreza, la miseria, la discriminación y la precariedad y saben de lo que hablan mucho mejor que cualquiera que lo haya estudiado en una facultad sin asomarse jamás a un barrio de los llamados marginales.

Alguien me preguntó una vez ¿por qué habláis de la pobreza las personas que sois ecologistas? Porque nosotras, que empezamos a usar el término sostenibilidad mucho antes de que otras pervirtieran su significado, sabemos que no hay nada más insostenible que millones de personas en el paro, que millones de personas pasando hambre y frío, que millones de personas sin una solución habitacional y sin acceso a unos servicios públicos de calidad.

Mientras quienes gobiernan una administración sigan pensando que las políticas de salud, de educación, de cuidados, de cooperación y solidaridad, son solo gastos en un presupuesto, no podremos salir de aquí. Ese dinero, el que se gasta en mejorar el nivel de vida de la gente en cosas básicas e imprescindibles, es la mejor inversión que puede hacer una sociedad.

Y lo demás es palabrería navideña.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Intervención como invitado al acto sobre Democracia y Participación Ciudadana, organizado por el Frente Cívico Somos Mayoría de Jaén

Decir a estas alturas que estamos viviendo una crisis sistémica, (económica, social, ambiental) es algo que no sorprende a nadie. Si queremos salir de esta crisis de una manera firme y no que nos saquen para convertirnos en carne de cañón como está pasando, nosotros estamos convencidos de que hay que hacerlo afrontando todas las vertientes que la componen, y uno de los resultados de esta crisis y que hay que afrontar con urgencia es la desconfianza y el desapego de los ciudadanos hacia la política y los políticos. Pero, no nos engañemos, la política es más importante que nunca. No confundamos la política con el uso que de ella hacen muchos políticos y tampoco olvidemos que hay muchísimos políticos que cada día hacen un trabajo extraordinario luchando por los intereses de los ciudadanos, y que no tienen nada que ver con lo que hacen los chorizos responsables de los Bárcenas, ERES, y demás. Si pensamos que vivimos en una democracia que permite que haya 6 millones de parados, que p

A vueltas con las Rebajas

Artículo publicado en Andalucía Más Que Verde , blog de                                                                                                   EQUO Andalucía en Andalucía Información No nos equivoquemos, nadie da “duros a cuatro pesetas”. Otra cosa es que queramos engañarnos, o dejemos que nos engañen. La liberalización de los periodos de Rebajas ha tenido como resultado un estado de “Oferta permanente” que no corresponde a lo que se supone que se persigue con estos periodos de bajos precios. Si 300 de 365 días que tiene el año, hay carteles de Rebajas u Ofertas en los escaparates de las tiendas, o no son tales, o nos están engañando. Las Rebajas son unas ventas a menor precio encaminadas a liquidar el stock sobrante después de una temporada comercial. Entonces, ¿cómo es posible que se sepa cual es el stock sobrante, si se ponen cuando apenas se ha empezado a vender y aún queda más de la mitad de la temporada por delante? De esta contradicción vienen algun

Una Andalucía Más Verde para tu salud

Un año más celebramos el Día de Andalucía. Y no faltarán las voces que nos dirán que no hay nada que celebrar. Es verdad que nos enfrentamos a grandes retos, que están poniendo en peligro la propia subsistencia de la humanidad, y nuestra capacidad para afrontarlos, pero eso no puede hacer que nos olvidemos de lo mucho que nos une. Celebremos nuestra historia, nuestra cultura, nuestra forma de ser, abierta, solidaria, hospitalaria, y celebremos también nuestra capacidad para luchar y sobreponernos a los contratiempos. Es un día de reivindicar y de reafirmar nuestro compromiso con nuestra tierra y con nuestra gente. Hablo de ello en este artículo, escrito junto a Abraham Velázquez y publicado en Andalucía Información. Puedes leerlo aquí: https://andaluciainformacion.es/andalucia-mas-que-verde/953912/una-andalucia-mas-verde-para-tu-salud/