Ir al contenido principal

Vamos a por la próxima

Esto de estar metido en política tiene, como otras ocupaciones casi todas no forzadas, la característica de que no te deja tiempo libre. Se empieza pensando en dedicarle unas horillas que tienes muertas y no sabes en qué emplear y se acaba dedicándole todo el tiempo disponible, incluso el que deberías dedicarle a tu propia vida.

Apenas hace dos semanas que estuvimos de elecciones y ya estamos pensando en la próxima cita electoral. Pasamos el interruptor de “autonómicas” a “municipales”, y a trabajar se ha dicho.

La verdad es que los resultados cosechados el pasado 19 de junio no invitan al optimismo. Comprobar una vez más como ese optimismo, las ganas, la ilusión y el trabajo no se ven recompensados no es la mejor manera de afrontar un nuevo proceso.

Pero, qué se le va a hacer. Esto es así. Como dice el fantástico entrenador del Atlético de Madrid, Diego Simeone, hay que ir partido a partido. Y los resultados de un partido ni obligan ni auguran los siguientes, aunque hay que reconocer que mosquean.

El tema de las elecciones municipales es distinto a cualquier otro. Para mí son las más importantes. Quizá por mi convencimiento en que la política tiene que ser algo cercano y,
sobre todo, útil.

Ahora no hablaremos de obras, medidas, propuestas, a realizar a cientos de kilómetros. Ahora daremos nombres que conocemos, calles que transitamos, problemas que padecemos.

La verdad es que la tesitura, hablo ya de Jaén capital en concreto, no es buena. El pre-análisis no resulta esperanzador. Las derechas salen fortalecidas, Jaén Merece Más intentará dar el do de pecho en lo que sería su “partido en casa” y los demás….¡ay, los demás!

A un PSOE que ha sido incapaz de ganar en votos en uno de sus mayores feudos, hay que añadir la división del resto de las opciones progresistas. Si nada lo remedia nos vamos a encontrar con varias papeletas que defienden un mismo modelo y que proponen soluciones similares pero entre las que habrá que elegir una, volviendo, en ese caso, a minimizar tanto los efectos que haga que no se consiga nada.

De momento, y que me perdonen si me olvido de alguien, tendremos la papeleta de Unidas Podemos (IU+Podemos), Adelante Andalucía, Verdes EQUO, Más País, Jaén Sentido y Común y otra serie de grupos que habitualmente se presentan.

Suponiendo que no se alargue la coalición Por Andalucía que ha hecho su estreno en las autonómicas del 19J y que de momento no sabemos si seguirá de cara a las municipales. Porque ello haría que Unidas Podemos, Verdes EQUO y Más País fueran en una misma papeleta. Eso, que ya de por sí puede ser significativo, por la simplificación, no asegura mejores resultados, como se ha visto en las autonómicas, pero al menos aclararía algo el panorama.

Y yo lo que me pregunto en los últimos días de manera insistente es si no habrá llegado ya la hora de intentar algo diferente, no sé, igual a alguien se le ocurre que ya van suficientes trastazos como para que espabilemos.

¿Es posible, solo posible, que alguien se dé cuenta de que a la gente el discurso de siempre, dicho por las personas de siempre, ya no le ilusiona? No sé, llámame loco, pero igual…

A ver, seamos serios. Ya hemos comprobado que somos capaces de articular coaliciones basadas en las sopas de letras. También en la amalgama de “líderes” que sonríen sin parar aunque se les note a la legua que no están en absoluto cómodos. Hemos visto que la presencia y el llamamiento al orden de figuras de primer orden nacional no hace que las tornas cambien. Igual es que no lo estamos haciendo bien. ¿No?

La gente está harta de proyectos vacíos, y un proyecto que lleva años ofreciendo lo mismo y no ha conseguido nada es un proyecto vacío.

También está más que harta de que no se les escuche. Y llevan razón. Ya está bien de decidir sobre todo lo que ocurre a nuestro alrededor sin que las personas que lo van a sufrir y padecer tengan la posibilidad de decir y aportar lo que piensen. Si la ciudad es para todas las personas, pensémosla y diseñémosla entre todas.

Quizá lo más lógico sería iniciar un proceso participativo, abierto de verdad a la ciudadanía, en el que se puedan acordar cuatro o cinco medidas en las que estemos de acuerdo. Luego habría que seguir definiendo el proyecto, pero ya sobre una base de partida, un compromiso de colaboración. Y siempre, con voluntad de acuerdos, no de imposiciones. Tanto en formas como en fondos.

Al hablar de empleo, de movilidad, de energía, de transición ecológica, de vivienda, del casco histórico, de la Universidad, del comercio… podemos estar en puntos separados y que nos lleve a debatir, pero nunca nos puede hacer que las diferencias impidan que se hagan las propuestas y se facilite el cambio de modelo.

Está claro que todo el mundo no querrá participar, pero tenemos que hacer que sean ellos quienes expliquen porqué, y no al revés. La política local no debería ser ni fuente de conflictos, abonados por quienes los dirigen desde la lejanía, ni trampolín desde el que acceder a mayores metas. No hay mayor meta que diseñar una ciudad en la que podamos vivir nosotros y todas las personas que conocemos.

Sé que puede sonar iluso, pero es que las propuestas que vienen avaladas por cantidades ingentes de “realidad” no auguran ni preparan un futuro mejor. Y, para mí, la capacidad y la inteligencia colectiva de la ciudadanía comprometida puede mucho más que cualquier ideario maquetado y encuadernado.

Hagamos el trabajo preliminar. Encontrémonos y hablemos. Seguro que salen cosas en común. Y si no, pues al menos lo habremos intentado. Pero, ¿y si es que sí? ¿Y si resulta que teníamos muchos puntos en común y no lo sabíamos, o sí lo sabíamos y los íbamos echando para atrás, tanto que llegábamos a no verlos?

Yo creo que estamos a tiempo y en el mejor momento para dar una lección de responsabilidad. Y estoy seguro de que hay mucha gente dispuesta a hacerlo. Diseñemos la ciudad que queremos. Es lo próximo que nos toca.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Intervención como invitado al acto sobre Democracia y Participación Ciudadana, organizado por el Frente Cívico Somos Mayoría de Jaén

Decir a estas alturas que estamos viviendo una crisis sistémica, (económica, social, ambiental) es algo que no sorprende a nadie. Si queremos salir de esta crisis de una manera firme y no que nos saquen para convertirnos en carne de cañón como está pasando, nosotros estamos convencidos de que hay que hacerlo afrontando todas las vertientes que la componen, y uno de los resultados de esta crisis y que hay que afrontar con urgencia es la desconfianza y el desapego de los ciudadanos hacia la política y los políticos. Pero, no nos engañemos, la política es más importante que nunca. No confundamos la política con el uso que de ella hacen muchos políticos y tampoco olvidemos que hay muchísimos políticos que cada día hacen un trabajo extraordinario luchando por los intereses de los ciudadanos, y que no tienen nada que ver con lo que hacen los chorizos responsables de los Bárcenas, ERES, y demás. Si pensamos que vivimos en una democracia que permite que haya 6 millones de parados, que p

A vueltas con las Rebajas

Artículo publicado en Andalucía Más Que Verde , blog de                                                                                                   EQUO Andalucía en Andalucía Información No nos equivoquemos, nadie da “duros a cuatro pesetas”. Otra cosa es que queramos engañarnos, o dejemos que nos engañen. La liberalización de los periodos de Rebajas ha tenido como resultado un estado de “Oferta permanente” que no corresponde a lo que se supone que se persigue con estos periodos de bajos precios. Si 300 de 365 días que tiene el año, hay carteles de Rebajas u Ofertas en los escaparates de las tiendas, o no son tales, o nos están engañando. Las Rebajas son unas ventas a menor precio encaminadas a liquidar el stock sobrante después de una temporada comercial. Entonces, ¿cómo es posible que se sepa cual es el stock sobrante, si se ponen cuando apenas se ha empezado a vender y aún queda más de la mitad de la temporada por delante? De esta contradicción vienen algun

Una Andalucía Más Verde para tu salud

Un año más celebramos el Día de Andalucía. Y no faltarán las voces que nos dirán que no hay nada que celebrar. Es verdad que nos enfrentamos a grandes retos, que están poniendo en peligro la propia subsistencia de la humanidad, y nuestra capacidad para afrontarlos, pero eso no puede hacer que nos olvidemos de lo mucho que nos une. Celebremos nuestra historia, nuestra cultura, nuestra forma de ser, abierta, solidaria, hospitalaria, y celebremos también nuestra capacidad para luchar y sobreponernos a los contratiempos. Es un día de reivindicar y de reafirmar nuestro compromiso con nuestra tierra y con nuestra gente. Hablo de ello en este artículo, escrito junto a Abraham Velázquez y publicado en Andalucía Información. Puedes leerlo aquí: https://andaluciainformacion.es/andalucia-mas-que-verde/953912/una-andalucia-mas-verde-para-tu-salud/