Ir al contenido principal

¿Bolsa, necesita?

Esta frase, de dudosa calidad gramatical, es habitual en los comercios españoles desde hace algún tiempo. Sean grandes o pequeños, ya no nos ofrecen una bolsa para llevar nuestra compra, sino que nos indican la posibilidad de comprarla, aunque no sea así, exactamente.

Se trata de la aplicación de la legislación que obliga a cobrar las bolsas de plástico de un solo uso a los clientes de los comercios. Esta obligación surge ante la enorme cantidad de residuos plásticos que generamos y que tienen un claro ejemplo en las miles de bolsas de plástico que acumulamos y que muchas veces no sabemos lo que hacer con ellas.

Existe una concienciación general acerca de la necesidad de reducir el consumo de bolsas de plástico. En esta actitud se mezclan razones de todo tipo y se acepta sea cual sea el tramo de edad o el estrato social de la clientela.

Al principio, cuando esta obligación de cobrar las bolsas apareció, estaba estipulado que las bolsas entregadas aparecieran en los tickets de compra y el valor de las mismas, establecido por ley, aunque dependía mucho de en qué comercio estuviéramos, se tenía que ingresar en las arcas de la administración. Era, por lo tanto, un impuesto del que se hacía recaudadores y colaboradores necesarios a los miles de comerciantes de toda la geografía española.

Este cobro, que pilló un poco de improviso a la gente, quizá por aquello de que nunca vemos la urgencia de algo que no nos está golpeando directamente sobre la frente, no fue bien recibido por la ciudadanía. Reacciones del tipo “yo no te pago por hacer propaganda” o “si la tengo que pagar, dame


una bolsa en blanco
”, etc, eran las más habituales, habiendo incluso casos de personas cuyo grado de enfado les llevaba a no comprar. Era hacer responsable a quien solo podía hacer lo que la ley le obligaba. Ante esto no se abandonó el uso de bolsas, sino que la mayoría de los fabricantes de bolsas empezaron a ofrecer alternativas con otras fabricadas en su mayor parte con plástico reciclado, lo que evitaba el cobro de la tasa.

Ahora, años después, parece que todos hemos asimilado la necesidad de reducir el consumo de plástico, aunque sigamos viendo normal la cantidad de alimentos envueltos en plástico transparente en las estanterías de las grandes superficies, y muchas de las personas que vamos a hacer nuestras compras presencialmente, que eso es otro tema digno de análisis, lo hacemos llevando nuestra propia bolsa, habitualmente de tela.

¿Y qué ha hecho falta para este cambio de actitud? ¿Ha sido solo un cambio en nuestra concienciación sobre la situación de emergencia climática que vivimos? Pues sinceramente, no lo creo.

Es verdad que las noticias sobre el cambio climático y cómo nos afecta o nos afectará son cada vez más frecuentes y más seguidas por la ciudadanía en general. También es verdad que esto ha pasado a la vez que esas mismas noticias se han revestido de mayor rigor científico, huyendo de imágenes catastrofistas y apocalípticas, y que se han visto apoyadas por efectos ya palpables en lugares del mundo cada vez más cercanos.

Pero también es verdad que ha hecho falta que entre en juego algo denominado “greenwashing”. Una estrategia de marketing, puesta en marcha a nivel general por muchas de las grandes empresas del mundo y por la mayoría de los gobiernos, y que consiste en revestirse de una capa verde, ecologista, para hablarnos de lo concienciados y responsables que se han vuelto y de cómo ponen todo de su parte para hacer de este mundo un lugar mejor.

¡Y funciona! Da igual lo instruidos que estemos, acabamos comprándoles sus argumentos. Sin entrar a analizar si realmente lo son, verdes, concienciados y responsables, o sin preguntarnos porqué no lo hicieron antes.

Ha bastado que empresas comerciales, como las del grupo Inditex, por poner un ejemplo, hayan anunciado que para luchar contra el cambio climático van a cobrar las bolsas para que todo el mundo aplauda la decisión y se esmere en acordarse de llevarse bolsa propia al hacer las compras. Y ahora no se trata de un impuesto, sino de la compra de la bolsa en sí.

¿Por qué nos costaba tanto aceptarlo cuando era una medida de las administraciones y ahora lo acatamos sin problemas al venir de un conglomerado empresarial? ¿Por qué regañábamos e incluso no comprábamos cuando a quien teníamos enfrente era a un “pequeño comerciante” y ante los mostradores de las grandes cadenas aceptamos sin más tener que rascarnos el bolsillo?

Todo esto nos lleva a una reflexión que vuelve a coger la frase que da título a este artículo: “¿Bolsa necesita?”. ¿Nos lo hemos planteado? ¿La necesitamos? Y no solo las bolsas, sino tantas y tantas cosas que hemos convertido en normales y habituales en nuestro día a día y que hasta hace muy poco ni tan siquiera existían.

Es curioso cómo hemos ido avanzando hacia la modernidad abandonando hábitos que hemos identificado de “otra época”, que nos parecía más sombría, para que cuando parece que hemos llegado descubramos que las soluciones y propuestas que ahora aceptamos como las mejores para nosotros y nuestro entorno, son aquellas que ya se conocían y se llevaban a cabo hace años por nuestros padres y abuelos.

Ir con tu cesta de la compra, basar la alimentación en productos locales y de temporada, andar más, que es bueno para la salud, descubrir la felicidad en pequeñas cosas compartidas con quienes tenemos más cerca, ….. Todo esto, que parece sacado de una campaña de anuncios en televisión, no son más que las recetas de la vida cotidiana de las generaciones anteriores a la nuestra. Lo que era su modo de vida. Ahora, años después de haber renegado de ellas por considerarlas de país atrasado, disculpen la rotundidad pero es así, son las claves para volver a una vida sana y en consonancia con el planeta.

Ojalá nos sirva para aprender y, sobre todo, para actuar antes de que sea demasiado tarde. Aunque, visto lo visto, no sé yo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SUMAR

  "... el que tenga miedo a la libertad, a la creatividad, al debate y a las propuestas, a la ciencia, a afianzar los derechos y las libertades y hacerlo por igual, a permitir que España progrese de una vez y se ponga a la cabeza de un mundo que no va por donde ellos creen, a la alegría y a la esperanza, todos esos, que voten lo que crean conveniente. Los demás votaremos para conseguir una sociedad mejor y más justa para todo el mundo. Hasta para aquellos que van a hacer todo lo posible para que no lo consigamos." Con motivo de las elecciones generales del 23 de julio de 2023, publico este artículo en Libreopinantes sobre lo que significa votar para seguir avanzando. Incluso para aquellos que no ven el avance conjunto de toda la sociedad ningún beneficio, como si pudieran vivir aislados del entorno. Artículo completo en https://libreopinante.es/david-palomino-ramirez/sumar

Reseña, que algo queda

  ¡Ay, las reseñas! Qué melón ha abierto ahí Google que parece no tener fin. Yo, que llevo tanto tiempo en lo mío, aún recuerdo cuando los clientes insatisfechos, con razón o sin ella, te amenazaban con ponerte una hoja de reclamaciones. Ahora no. Ahora te amenazan con ponerte una reseña en Google. Porque, seamos sinceros, hay dos tipos de reseñas. Las malas, que te las pueden poner por miles de motivos y no siempre relacionados con una mala experiencia comercial o profesional, y las buenas, que las ponen solo las amistades de los dueños del negocio en cuestión. Es así. Nadie, o casi, entra en Google por su propia voluntad a poner una reseña positiva simplemente por haber quedado satisfecho con su visita a tu local u oficina. Luego, recibida la reseña, ¡ojo con lo que contestas! Porque no, ni se te ocurra pensar que puedas contestar con la misma dureza con la que te han reseñado. Ni siquiera cuando sabes que es totalmente injusta. Tienes que hacer de tripas corazón y, según los

El Derecho a la ciudad

Para que nos entendamos, según la Organización de las Naciones Unidas, ONU, el Derecho a la Ciudad es el derecho de todos los habitantes a habitar, utilizar, ocupar, producir, transformar, gobernar y disfrutar ciudades, pueblos y asentamientos urbanos justos, inclusivos, seguros, sostenibles y democráticos, definidos como bienes comunes para una vida digna.   Reflexiono sobre ello en el número de Libreopinantes del 18 de junio de 2023. Artículo completo en https://libreopinante.es/david-palomino-ramirez/el-derecho-a-la-ciudad