Ir al contenido principal

Jaén no es Nueva York, ni falta que le hace


Nos encontramos una vez más, queridas personas “Libreopinantes”, y lo hacemos esta vez bajo un título que bien podría incluir cualquier otro nombre de ciudad. Barcelona, Estocolmo, Londres… nos habrían servido para el efecto deseado, que no es otro que el de indicar que cada sitio, cada ciudad, tiene unas características físicas, históricas y culturales que la hacen única y, por lo tanto, que requieren de una adaptación al entorno de cualquier propuesta para su mejora.

Porque, eso sí, vamos a suponer, como “bienpensantes” que somos, que todas las propuestas que se hacen sobre nuestra ciudad, se hacen siempre desde una óptica de mejora y superación. Cualquier otro razonamiento haría innecesaria cualquier propuesta o artículo al respecto puesto que solo estaríamos sometidos a la voluntad caprichosa de gobernantes de turno.

Y, por entrar en materia, ¿qué quiero decir con todo esto? Pues algo tan sencillo como que la ciudadanía en general estamos cansados de experimentos y “megapropuestas” que intentan trasladar a Jaén algo que alguien ha visto u oído que se hace en otro sitio y que allí ha cambiado por completo la ciudad.

A nadie se le ocurriría, espero, proponer la creación de un Metro para Jaén, porque haya estado de visita en Madrid y haya visto lo rápido que se mueve uno por la ciudad en ese medio. Evidentemente ni las distancias ni las infraestructuras de Jaén son comparables a las madrileñas y su construcción no haría sino dar lugar a un despilfarro en una red infrautilizada e inútil desde el primer día. Algo como pudo pasar en su momento con el tristemente famoso tranvía de Jaén, que, como decía un amigo experto en temas de movilidad, solo era una “pasada de frenada” y un sobredimensionamiento de las necesidades reales de la ciudad, como había pasado en otras propuestas y otras ciudades de nuestro entorno.

Pues ese mismo razonamiento habría que hacerse para otras muchas propuestas, más o menos descabelladas u oportunistas que se han oído en diferentes momentos de nuestra historia reciente.

Desde pequeño he oído a mis mayores decir que Jaén tenía, por su tamaño, lo bueno de las ciudades y de los pueblos. Pero, con el paso del tiempo, empiezo a pensar que tenemos lo malo de ambas. Me decían, “aquí puedes ir andando a todos sitios, porque no hay distancias”, pero en cambio tenemos una ciudad colapsada, con un tráfico infernal y un nivel de contaminación atmosférica y acústica como si tuviéramos un tamaño tres veces mayor. Me decían, también, “tenemos acceso a una oferta cultural que, en sitios más pequeños, no puede haber”, pero en cambio resulta que, por poner un ejemplo, si quiero ir al cine tengo una sola oferta a la que acudir y que, encima, está fuera del casco urbano por lo que estoy obligado a usar transporte, público en el mejor de los casos, privado casi siempre si no quiero pasar tardes enteras en un centro comercial.

Jaén tiene que ser verde, amable. Que se preste a su paseo y su disfrute, pero cuyas calles no supongan una trampa para comercios y empresas. Tenemos un casco histórico riquísimo y a la vez no solo infrautilizado sino infravalorado incluso por las mismas personas que vivimos aquí. La belleza de nuestras calles y plazas y la riqueza histórica de los rincones de la ciudad son un reclamo para el turismo y para la misma gente que habitamos Jaén, pero ni nos lo creemos ni hacemos demasiado por resaltarlo. Porque además esa belleza no depende solo de los edificios, algo que parece que es a lo que nos aferramos en muchas ocasiones, también es cuestión de los espacios, de los recuerdos, de la cultura.

Necesitamos una infraestructura verde que conecte los espacios alrededor de la ciudad, creando un enorme pulmón natural para la ciudad y su gente, pero que nadie me hable del Retiro, que aquí debemos crear y adaptar nuestro propio espacio y nuestras necesidades.

Debemos, de manera urgente, repensar la movilidad para nuestra ciudad. Pero no pensando en megaparkings o en autobuses de dos pisos, sino acorde al tamaño y las necesidades de las personas usuarias del servicio, porque serán ellas quienes disfruten (o sufran) su funcionamiento.

Adaptemos nuestra ciudad a la realidad del cambio climático, algo que no es futuro ni ciencia ficción y que ya está aquí y que ofrece una oportunidad de generación de empleo que nadie puede dejar pasar, y mucho menos en una situación de índices de paro como los que tenemos en Jaén.

Vamos a otros sitios y vemos soluciones que nos maravillan, pero a menudo son las más simples las que cambian la fisonomía y el movimiento de la ciudad y las que podemos adaptar con más facilidad y probabilidad de éxito. Recientemente, en una visita a Sevilla, me llamó la atención los carteles que indicaban la distancia, en minutos, hasta un determinado monumento. Me pareció un detalle sencillo y muy útil para los visitantes y seguro que mucho más fácil de trasladar que el tranvía que pasa junto a la Giralda, que igual fue lo que se intentó hace ya mucho tiempo y que aún seguimos esperando que eche a andar.

Y esto solo tiene un camino y es el diálogo. Lo siento por aquellas personas que esperaban originalidad y milagros para mi aportación, pero la solución y el mejor consejo que se puede dar es ése: hablar, hablar, hablar. Con todo el mundo, especialmente asociaciones y colectivos implicados en cada caso. Que nadie pretenda sacar de una mágica chistera una solución milagrosa, porque seguro que ya está todo pensado. Los milagros no existen y solo el entendimiento entre la gente, la inteligencia colectiva, que siempre he pensado que suma mucho más que la suma de las inteligencias individuales, serán capaces de diseñar las propuestas que la ciudad necesita.

Hoy he podido ver bastantes turistas, plano en mano, en los alrededores de la maravillosa Catedral de Jaén, y lo primero que me ha venido a la cabeza es qué pensarán cuando vean el entorno de Martínez Molina, hasta llegar a los Baños Árabes y La Magdalena, o si suben por Obispo Aguilar o por el barrio de La Merced.

Pues ya tenemos por dónde empezar. ¿Hablamos?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Intervención como invitado al acto sobre Democracia y Participación Ciudadana, organizado por el Frente Cívico Somos Mayoría de Jaén

Decir a estas alturas que estamos viviendo una crisis sistémica, (económica, social, ambiental) es algo que no sorprende a nadie. Si queremos salir de esta crisis de una manera firme y no que nos saquen para convertirnos en carne de cañón como está pasando, nosotros estamos convencidos de que hay que hacerlo afrontando todas las vertientes que la componen, y uno de los resultados de esta crisis y que hay que afrontar con urgencia es la desconfianza y el desapego de los ciudadanos hacia la política y los políticos. Pero, no nos engañemos, la política es más importante que nunca. No confundamos la política con el uso que de ella hacen muchos políticos y tampoco olvidemos que hay muchísimos políticos que cada día hacen un trabajo extraordinario luchando por los intereses de los ciudadanos, y que no tienen nada que ver con lo que hacen los chorizos responsables de los Bárcenas, ERES, y demás. Si pensamos que vivimos en una democracia que permite que haya 6 millones de parados, que p

A vueltas con las Rebajas

Artículo publicado en Andalucía Más Que Verde , blog de                                                                                                   EQUO Andalucía en Andalucía Información No nos equivoquemos, nadie da “duros a cuatro pesetas”. Otra cosa es que queramos engañarnos, o dejemos que nos engañen. La liberalización de los periodos de Rebajas ha tenido como resultado un estado de “Oferta permanente” que no corresponde a lo que se supone que se persigue con estos periodos de bajos precios. Si 300 de 365 días que tiene el año, hay carteles de Rebajas u Ofertas en los escaparates de las tiendas, o no son tales, o nos están engañando. Las Rebajas son unas ventas a menor precio encaminadas a liquidar el stock sobrante después de una temporada comercial. Entonces, ¿cómo es posible que se sepa cual es el stock sobrante, si se ponen cuando apenas se ha empezado a vender y aún queda más de la mitad de la temporada por delante? De esta contradicción vienen algun

Una Andalucía Más Verde para tu salud

Un año más celebramos el Día de Andalucía. Y no faltarán las voces que nos dirán que no hay nada que celebrar. Es verdad que nos enfrentamos a grandes retos, que están poniendo en peligro la propia subsistencia de la humanidad, y nuestra capacidad para afrontarlos, pero eso no puede hacer que nos olvidemos de lo mucho que nos une. Celebremos nuestra historia, nuestra cultura, nuestra forma de ser, abierta, solidaria, hospitalaria, y celebremos también nuestra capacidad para luchar y sobreponernos a los contratiempos. Es un día de reivindicar y de reafirmar nuestro compromiso con nuestra tierra y con nuestra gente. Hablo de ello en este artículo, escrito junto a Abraham Velázquez y publicado en Andalucía Información. Puedes leerlo aquí: https://andaluciainformacion.es/andalucia-mas-que-verde/953912/una-andalucia-mas-verde-para-tu-salud/