Ir al contenido principal

Una salud

Hace algún tiempo, en una reunión de amigos, alguien hizo un comentario al respecto de una noticia referente a un episodio de hambruna en un país africano. Episodios, dicho sea de paso, que a día de hoy siguen repitiéndose pero que han dejado de ocupar una posición relevante en el interés de nuestros medios. Este comentario, bastante desafortunado a varios años vista, venía a decir que en lugar de hacer políticas contra el hambre se deberían hacer políticas contra las ganas de comer.

Esta gracieta, basada en establecer una escala temporal entre uno y otro hecho, me ha dado que pensar sobre el uso del lenguaje y su encaje en el marco mental de cada uno. Otro ejemplo, ¿se han dado cuenta de que para las administraciones el INEM es la oficina de empleo y para la ciudadanía es la oficina del paro? Ahí lo dejo, pero da que pensar sobre lo que cada uno espera cuando va a una de sus oficinas.

Todo esto, que daría para mucho más que para un artículo y que lo dejo para posibles temas de tesis en psicología, me lleva a plantear una duda. ¿No sería más importante que el ministerio de Sanidad, que parece trabajar para que nos curemos cuando estemos enfermos, dedicara un mayor esfuerzo a articular medidas para que no enfermáramos? Sin desatender, lógicamente, la urgencia de paliar el sufrimiento que la enfermedad provoca y sin olvidar, a la vez, la enorme cantidad de dinero que las enfermedades y su tratamiento mueven cada año.

Es cierto que la prevención ocupa cada vez más espacio en cualquier ámbito, ya sea laboral sanitario, de medio ambiente….pero si queremos prevenir es lógico pensar que debemos estudiar cuáles son las causas de esas posibles amenazas que tratamos de prevenir.


Y en lo que a salud se refiere, que es el tema estrella actualmente por motivos obvios, no podemos quedarnos en “la cascarilla”. Debemos ser conscientes de una vez, como parece que ahora sí nos indican todos los estudios, de que nuestra salud no es una situación aislada que dependa solamente de aquello que hacemos, sino que es un cúmulo de circunstancias relacionadas con todo nuestro entorno. Cuando actuamos de alguna manera afectando la salud del medio ambiente, la calidad y contaminación de los suelos agrícolas, de las aguas, la alimentación de los animales que luego nos comemos, la calidad del aire, ….cuando hacemos todo eso estamos atacando directamente nuestra salud y provocando que la amenaza de una enfermedad se haga cada vez más real.

Se habla a menudo de que una buena salud empieza por comer sano. Pero, ¿sabemos realmente lo que es comer sano? Porque estoy seguro de que muchas personas piensan que comer sano es comer fruta y verdura, olvidando la importancia del proceso de cultivo y del tratamiento que esa comida reciba.

En las actuales circunstancias, azotados como estamos por una pandemia provocada por un episodio de zoonosis, que es solo una pista de otros muchos que pueden venir en un futuro no demasiado alejado, en la que además sabemos que la pérdida de biodiversidad y el destrozo de muchos hábitats del planeta afecta profundamente a la posibilidad de repetir estos episodios, da la sensación de que no se está haciendo nada.

Sí, es cierto que se han desarrollado vacunas en tiempo récord, que nos han vuelto a demostrar cuales son las prioridades del sistema capitalista anteponiendo el beneficio empresarial a la salud de las personas, y es cierto que cada semana se reúnen comités de expertos para valorar la situación y acometer nuevas restricciones de movilidad y reunión. Pero no es menos cierto que no se ven titulares que apunten a cuales son las medidas que se están llevando a cabo para prevenir que más adelante no se vuelva a producir otro episodio de pandemia provocado por las mismas actuaciones que han provocado éste. ¿Desde Sanidad, o mejor Salud, no se debería afrontar esa prevención de manera conjunta con otros ministerios como Medio Ambiente, Agricultura, Energía, Economía…? Da la sensación de que la estrategia adoptada es vacunar cuanto se pueda, intentar evitar que la gente se contagie apelando, en una nueva muestra de incoherencia, a que se queden en casa mientras que se mantienen abiertos colegios y centros de trabajo, y dejar pasar el tiempo, hasta ver si esto pasa.

Pues sí, esto pasará, llevándose por delante a miles de personas. Pero, aun siendo una consecuencia de una gravedad brutal, no es esto lo más importante que debemos tener en cuenta, sino que si no hacemos lo necesario, esta situación se volverá a repetir en un plazo no muy lejano y con unas consecuencias aún más graves.

En la salud, en la nuestra y en la de los animales, plantas y ecosistemas, que no son “saludes” diferentes sino que son la misma, intervienen muchos factores y o hacemos una planificación coordinada de lo que debemos hacer para cambiar las condiciones de esos ecosistemas a los que las personas también pertenecemos o acabaremos enfermando de la misma enfermedad que ya lo están otros componentes del planeta, de explotación y extenuación. Algo para lo que aún parece que no tenemos medicina. O redaños para tomarla.

Es lamentable, y no estoy dispuesto a aceptarlo, que cada año, en cada episodio epidémico, seamos capaces de asumir una cantidad de pérdidas humanas a cambio de no tomar las medidas necesarias. Porque la vida no forma parte de una estadística.

 

Artículo publicado en https://andaluciainformacion.es/andalucia-mas-que-verde/949854/una-salud/ el 8 de febrero de 2021

Comentarios

Entradas populares de este blog

Intervención como invitado al acto sobre Democracia y Participación Ciudadana, organizado por el Frente Cívico Somos Mayoría de Jaén

Decir a estas alturas que estamos viviendo una crisis sistémica, (económica, social, ambiental) es algo que no sorprende a nadie. Si queremos salir de esta crisis de una manera firme y no que nos saquen para convertirnos en carne de cañón como está pasando, nosotros estamos convencidos de que hay que hacerlo afrontando todas las vertientes que la componen, y uno de los resultados de esta crisis y que hay que afrontar con urgencia es la desconfianza y el desapego de los ciudadanos hacia la política y los políticos. Pero, no nos engañemos, la política es más importante que nunca. No confundamos la política con el uso que de ella hacen muchos políticos y tampoco olvidemos que hay muchísimos políticos que cada día hacen un trabajo extraordinario luchando por los intereses de los ciudadanos, y que no tienen nada que ver con lo que hacen los chorizos responsables de los Bárcenas, ERES, y demás. Si pensamos que vivimos en una democracia que permite que haya 6 millones de parados, que p

A vueltas con las Rebajas

Artículo publicado en Andalucía Más Que Verde , blog de                                                                                                   EQUO Andalucía en Andalucía Información No nos equivoquemos, nadie da “duros a cuatro pesetas”. Otra cosa es que queramos engañarnos, o dejemos que nos engañen. La liberalización de los periodos de Rebajas ha tenido como resultado un estado de “Oferta permanente” que no corresponde a lo que se supone que se persigue con estos periodos de bajos precios. Si 300 de 365 días que tiene el año, hay carteles de Rebajas u Ofertas en los escaparates de las tiendas, o no son tales, o nos están engañando. Las Rebajas son unas ventas a menor precio encaminadas a liquidar el stock sobrante después de una temporada comercial. Entonces, ¿cómo es posible que se sepa cual es el stock sobrante, si se ponen cuando apenas se ha empezado a vender y aún queda más de la mitad de la temporada por delante? De esta contradicción vienen algun

Voto razonado

El próximo domingo, día 26, volvemos a las urnas. Una vez más nos toca elegir a quienes nos representarán los próximos cuatro años. Coinciden además las elecciones de las dos instituciones más cercanas y más alejadas, físicamente, del ciudadano. El ayuntamiento y el Parlamento europeo. El hecho de votar no por repetido deja de tener importancia. Quizá el convencernos de que va a dar igual sea uno de los grandes éxitos de quienes quieren que bajemos los brazos y les dejemos hacer. Creo que es muy importante votar y no creo en absoluto que nos dé igual lo que salga. Estoy convencido de que la ciudadanía puede dar un vuelco a la situación y para ello necesita estar en las instituciones. Del mismo modo que los cambios se provocan en la calle, también desde el Ayuntamiento o el Parlamento europeo podemos conseguir que el futuro sea mejor. La situación se cambia cada día, en la calle, con manifestaciones y protestas, pero también con los actos cotidianos que llevamos a cabo. Aun