Ir al contenido principal

Como padres con sus hijos

En este, cada vez más largo, periodo de “pre-Navidad” es normal que nos lleguen muchos mensajes y llamadas de organizaciones humanitarias apelando a nuestra sensibilidad y solidaridad, especialmente a flor de piel en estos días.

Suelen ser mensajes del tipo: “Envía tal o cual palabra al XXXX y por 1,20€ estará ayudando a que…….”

Estas campañas tienen mucha importancia para estas organizaciones porque forman una parte importante de su financiación además de porque les ayuda a visibilizar problemas y situaciones muchas veces olvidadas o apartadas por la urgencia de otras. Otras veces les sirven para acceder a una colaboración más estable en el tiempo, quizá por aquello de las buenas intenciones para el año nuevo, porque saben que su labor no se puede basar en ayudas puntuales sino que se construye sobre compromisos más constantes y perdurables en el tiempo.

Por estas razones y porque creo realmente en la labor que estas organizaciones vienen realizando, suelo pararme a ver los vídeos o a leer los mensajes que suelen acompañar sus peticiones y compartirlos con mis contactos.

Este año, además de otros muchos mensajes, me han llegado unos vídeos de la campaña #SoloQuieroUnHogar, de la Asociación para la promoción del acogimiento familiar, APRAF. El acogimiento familiar me parece una muestra de generosidad infinita que supone abrir tu hogar y tu vida a personas a las que solo conoces por reconocer en ellas a otro ejemplar de tu misma especie, lo que no deja de ser una vuelta a nuestros orígenes como animales gregarios y en comunidad.

El caso es que en uno de esos vídeos se dice que “los niños tiene derecho a unas condiciones de vida dignas….”


Esta frase, con la que estoy seguro que yo, que escribo, y usted, que lee estas líneas, estaremos de acuerdo, me ha provocado algunas preguntas que creo bastante importantes. ¿Por qué los niños y niñas? o, mejor dicho, ¿sólo los niños y las niñas? ¿Por qué no los ancianos, o los parados, o los adolescentes? ¿A qué edad perdemos ese derecho? ¿A los 18? ¿Por qué no todas las personas a todas las edades?

Exactamente eso es lo que se pide cuando se reclama la implantación de una Renta Básica Incondicional. Garantizar unas condiciones de vida mínima dignas para todas las personas.

Cualquier padre y madre firmaría esa declaración de intenciones, de la misma forma que sabe que su compromiso para proporcionar esas condiciones de vida no acaba a los dieciocho años, ni cuando tus hijos encuentran el primer trabajo o se van de casa, sino que se trata de un compromiso de por vida. Y lo sabes desde el primer minuto, aunque nadie te lo dice.

Ese compromiso de padres es el mismo que tenemos con todas y cada una de las personas que componen nuestra sociedad, así como ellas con nosotros.

La Renta Básica figura en el programa de algunos partidos políticos, principalmente los ecologistas, y en los últimos tiempos se ha convertido en un tema recurrente en distintos foros económicos y sociales, y su importancia se ha destacado especialmente con las duras condiciones que hemos vivido con motivo de la pandemia de la COVID-19 ante la necesidad de parar toda actividad económica para poder luchar contra la expansión del virus y a la vez asegurar el acceso a alimentos, ropa y recursos para la vida misma.

No se trata de tener que demostrar que eres pobre, o que pasas penalidades económicas, o que vives en la calle, se trata de un derecho humano que todas las personas debemos tener y disfrutar, además de defender para nosotras mismas y para todas las demás.

En estos momentos está en marcha una Iniciativa Ciudadana Europea (ICExRBU) para pedir que la Comisión Europea elabore un proyecto de Renta Básica para toda la U.E. Es importante destacar que se trata de eso, de una iniciativa ciudadana y no de una propuesta partidista vinculada a una fuerza política. Es importante que se entienda que se trata de ciudadanía luchando por un derecho para toda la ciudadanía, en muchos sitios y a la vez.

Hay multitud de webs y foros donde cualquier persona se puede informar de las características y la forma de implantar una medida como esta, empezando por la propia web de la iniciativa ciudadana europea y yo siempre recomiendo leer e indagar para ver la cantidad de ramificaciones y cambios que una Renta Básica Incondicional y Universal lleva consigo.

Quizá lo lógico, ahora que he conseguido que usted, amable lector o lectora, llegue hasta aquí, fuera pedirle que entrara en la web y firmara la iniciativa, pero no lo voy a hacer. Voy a pedirle otra cosa. Le pido que imagine cómo sería la vida de usted y de las personas de su entorno en unas condiciones mínimas garantizadas, con la libertad de poder elegir qué hacer con su tiempo y su vida y poder dedicar tiempo a aquellas cosas que de verdad nos llenan como personas y no tener que abandonarlas por tener que asumir una vida pensada para trabajar y consumir.

¡Imagine!

 

Artículo publicado en el blog de EQUO Verdes Andalucía "Andalucía Más Que Verde", en el medio Andalucía Información el 22 de diciembre de 2020.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Intervención como invitado al acto sobre Democracia y Participación Ciudadana, organizado por el Frente Cívico Somos Mayoría de Jaén

Decir a estas alturas que estamos viviendo una crisis sistémica, (económica, social, ambiental) es algo que no sorprende a nadie. Si queremos salir de esta crisis de una manera firme y no que nos saquen para convertirnos en carne de cañón como está pasando, nosotros estamos convencidos de que hay que hacerlo afrontando todas las vertientes que la componen, y uno de los resultados de esta crisis y que hay que afrontar con urgencia es la desconfianza y el desapego de los ciudadanos hacia la política y los políticos. Pero, no nos engañemos, la política es más importante que nunca. No confundamos la política con el uso que de ella hacen muchos políticos y tampoco olvidemos que hay muchísimos políticos que cada día hacen un trabajo extraordinario luchando por los intereses de los ciudadanos, y que no tienen nada que ver con lo que hacen los chorizos responsables de los Bárcenas, ERES, y demás. Si pensamos que vivimos en una democracia que permite que haya 6 millones de parados, que p

A vueltas con las Rebajas

Artículo publicado en Andalucía Más Que Verde , blog de                                                                                                   EQUO Andalucía en Andalucía Información No nos equivoquemos, nadie da “duros a cuatro pesetas”. Otra cosa es que queramos engañarnos, o dejemos que nos engañen. La liberalización de los periodos de Rebajas ha tenido como resultado un estado de “Oferta permanente” que no corresponde a lo que se supone que se persigue con estos periodos de bajos precios. Si 300 de 365 días que tiene el año, hay carteles de Rebajas u Ofertas en los escaparates de las tiendas, o no son tales, o nos están engañando. Las Rebajas son unas ventas a menor precio encaminadas a liquidar el stock sobrante después de una temporada comercial. Entonces, ¿cómo es posible que se sepa cual es el stock sobrante, si se ponen cuando apenas se ha empezado a vender y aún queda más de la mitad de la temporada por delante? De esta contradicción vienen algun

Voto razonado

El próximo domingo, día 26, volvemos a las urnas. Una vez más nos toca elegir a quienes nos representarán los próximos cuatro años. Coinciden además las elecciones de las dos instituciones más cercanas y más alejadas, físicamente, del ciudadano. El ayuntamiento y el Parlamento europeo. El hecho de votar no por repetido deja de tener importancia. Quizá el convencernos de que va a dar igual sea uno de los grandes éxitos de quienes quieren que bajemos los brazos y les dejemos hacer. Creo que es muy importante votar y no creo en absoluto que nos dé igual lo que salga. Estoy convencido de que la ciudadanía puede dar un vuelco a la situación y para ello necesita estar en las instituciones. Del mismo modo que los cambios se provocan en la calle, también desde el Ayuntamiento o el Parlamento europeo podemos conseguir que el futuro sea mejor. La situación se cambia cada día, en la calle, con manifestaciones y protestas, pero también con los actos cotidianos que llevamos a cabo. Aun