Ir al contenido principal

PREGUNTAS



Vale, hablemos claro, pensar que el hecho de que gane las elecciones una opción de “izquierdas” va a cambiar las cosas, es un error y una ayuda a quienes de verdad manejan el sistema.
Y, ¿quiénes son los que manejan el sistema? Aquellos que de verdad mandan, por encima de gobiernos e instituciones. Esos que, pase lo que pase, no dejan de ganar miles de millones cada año a costa de lo que sea.
Y, ¿por qué les ayuda creer que algo va a cambiar? Porque dado que no lo hará, les hará ganar resultados en su estrategia general.
Y, ¿cuál es esa estrategia? Esa estrategia, finamente urdida y perfeccionada con el tiempo, no es otra que reducirlo todo a dos máximas:
1.- No existen los ciudadanos, existen los consumidores. Compradores identificables apenas con un número, un dato en una estadística de marketing, a quienes basta con convencer de que su felicidad y su bienestar dependen solo de poseer más cosas. Más que ellos mismos hace algún tiempo y, por supuesto, más que sus vecinos.
2.- Nada de lo que podamos hacer va a cambiar esta realidad, por lo que no merece la pena perder tiempo en ello. Dedícate a vivir lo mejor que puedas, que la vida son dos días, y, como dicen en mi tierra, “el que venga atrás, que arreé
Lamentablemente esto es así y se puede corroborar si echamos la vista atrás, al pasado más inmediato, para descubrir como los márgenes de movimiento de los diferentes gobiernos han sido aquellos que los grandes poderes económicos les han permitido. Lo que a veces se nos ha vendido como un logro o un avance en materias sociales no deja de ser una leve concesión para mantener la inercia y devolver la calma a las masas, que por lo demás no es que revolucionen mucho últimamente, salvo honrosas excepciones.
Por otro lado la segunda de las dos máximas enunciadas más arriba provoca algo más en la ciudadanía, y es la desafección por la política lo que lleva a la alta abstención y el surgimiento de movimientos y partidos extremistas que capitalizan el cabreo general sin aportar nada a cambio, simplemente buscando chivos expiatorios que, si os dais cuenta, en realidad nunca son los verdaderos culpables de la situación. Hacer creer por ejemplo a quien no tiene casi nada que el culpable de su situación es quien tiene aún menos y no quien lleva muchos años acaparándolo todo es sin duda un enorme ejercicio de habilidad, pero una habilidad que conlleva generar odio y discriminación hacia quienes no son sino víctimas iguales del sistema.
Y para esa estrategia solo contemplan dos tipos de elementos: por un lado los que les ayudan a llevarla a cabo, consciente o inconscientemente, y los que ponen de vez en cuando la voz de alarma y remueven las conciencias.
Para ellos términos como “bien común”, “bienestar”, “servicios sociales”, “solidaridad”,
“justicia”…son solo bonitas palabras que ya se encargan ellos de vaciar convenientemente para que pierdan todo el significado que tienen en la boca de la ciudadanía para que cuando lleguen a los oídos de las instituciones no signifiquen nada, precisamente porque significan mucho y deben ser silenciadas.
Todo lo demás son solo objetos explotables de su relación con el mundo, ya sean personas, animales, entornos y hábitats, recursos, etc.
Así que ya sólo queda una pregunta, ¿tú qué vas a ser?

Publicado en Andalucía Información el 12 de Junio de 2019: https://andaluciainformacion.es/andalucia-mas-que-verde/832112/preguntas/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Intervención como invitado al acto sobre Democracia y Participación Ciudadana, organizado por el Frente Cívico Somos Mayoría de Jaén

Decir a estas alturas que estamos viviendo una crisis sistémica, (económica, social, ambiental) es algo que no sorprende a nadie. Si queremos salir de esta crisis de una manera firme y no que nos saquen para convertirnos en carne de cañón como está pasando, nosotros estamos convencidos de que hay que hacerlo afrontando todas las vertientes que la componen, y uno de los resultados de esta crisis y que hay que afrontar con urgencia es la desconfianza y el desapego de los ciudadanos hacia la política y los políticos. Pero, no nos engañemos, la política es más importante que nunca. No confundamos la política con el uso que de ella hacen muchos políticos y tampoco olvidemos que hay muchísimos políticos que cada día hacen un trabajo extraordinario luchando por los intereses de los ciudadanos, y que no tienen nada que ver con lo que hacen los chorizos responsables de los Bárcenas, ERES, y demás. Si pensamos que vivimos en una democracia que permite que haya 6 millones de parados, que p

A vueltas con las Rebajas

Artículo publicado en Andalucía Más Que Verde , blog de                                                                                                   EQUO Andalucía en Andalucía Información No nos equivoquemos, nadie da “duros a cuatro pesetas”. Otra cosa es que queramos engañarnos, o dejemos que nos engañen. La liberalización de los periodos de Rebajas ha tenido como resultado un estado de “Oferta permanente” que no corresponde a lo que se supone que se persigue con estos periodos de bajos precios. Si 300 de 365 días que tiene el año, hay carteles de Rebajas u Ofertas en los escaparates de las tiendas, o no son tales, o nos están engañando. Las Rebajas son unas ventas a menor precio encaminadas a liquidar el stock sobrante después de una temporada comercial. Entonces, ¿cómo es posible que se sepa cual es el stock sobrante, si se ponen cuando apenas se ha empezado a vender y aún queda más de la mitad de la temporada por delante? De esta contradicción vienen algun

Voto razonado

El próximo domingo, día 26, volvemos a las urnas. Una vez más nos toca elegir a quienes nos representarán los próximos cuatro años. Coinciden además las elecciones de las dos instituciones más cercanas y más alejadas, físicamente, del ciudadano. El ayuntamiento y el Parlamento europeo. El hecho de votar no por repetido deja de tener importancia. Quizá el convencernos de que va a dar igual sea uno de los grandes éxitos de quienes quieren que bajemos los brazos y les dejemos hacer. Creo que es muy importante votar y no creo en absoluto que nos dé igual lo que salga. Estoy convencido de que la ciudadanía puede dar un vuelco a la situación y para ello necesita estar en las instituciones. Del mismo modo que los cambios se provocan en la calle, también desde el Ayuntamiento o el Parlamento europeo podemos conseguir que el futuro sea mejor. La situación se cambia cada día, en la calle, con manifestaciones y protestas, pero también con los actos cotidianos que llevamos a cabo. Aun