Ir al contenido principal

PERDIDO



Estoy cansado de perder. Últimamente no hago otra cosa.
No me preocupa lo que pueda haber perdido materialmente, si merecía la pena se puede recuperar y si no, ¿para qué?
Lo que me duele es haber perdido mis ganas de reír, mi capacidad para aprender, mi ilusión por llegar a más.
Perdí la capacidad de sorprenderme y las ganas de hacerlo.
No sé dónde dejé mis fuerzas para ser y para estar. He perdido mis ganas de hacer y mi entusiasmo por
participar.
No me quedan ansias por cambiar ni ímpetu para movilizar a los demás.
No sé dónde quedaron mi capacidad de amar y mi predisposición a ser amado. Mis ganas de besar y de ser besado.
Si alguna vez tuve atractivo físico, éste se basaba en mi seguridad, mi sonrisa y mi sentido del humor. Perdidos éstos, desaparecido aquél.
Y lo he perdido yo, no me lo han arrebatado, porque perdí mi capacidad de luchar, mi ansia de rebelión, mi creencia en la revolución.
No me importa quién ha ganado, también eso lo he perdido. Solo me importa que he perdido.
He perdido el camino de vuelta.
He perdido mis ganas de buscarlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SUMAR

  "... el que tenga miedo a la libertad, a la creatividad, al debate y a las propuestas, a la ciencia, a afianzar los derechos y las libertades y hacerlo por igual, a permitir que España progrese de una vez y se ponga a la cabeza de un mundo que no va por donde ellos creen, a la alegría y a la esperanza, todos esos, que voten lo que crean conveniente. Los demás votaremos para conseguir una sociedad mejor y más justa para todo el mundo. Hasta para aquellos que van a hacer todo lo posible para que no lo consigamos." Con motivo de las elecciones generales del 23 de julio de 2023, publico este artículo en Libreopinantes sobre lo que significa votar para seguir avanzando. Incluso para aquellos que no ven el avance conjunto de toda la sociedad ningún beneficio, como si pudieran vivir aislados del entorno. Artículo completo en https://libreopinante.es/david-palomino-ramirez/sumar

Reseña, que algo queda

  ¡Ay, las reseñas! Qué melón ha abierto ahí Google que parece no tener fin. Yo, que llevo tanto tiempo en lo mío, aún recuerdo cuando los clientes insatisfechos, con razón o sin ella, te amenazaban con ponerte una hoja de reclamaciones. Ahora no. Ahora te amenazan con ponerte una reseña en Google. Porque, seamos sinceros, hay dos tipos de reseñas. Las malas, que te las pueden poner por miles de motivos y no siempre relacionados con una mala experiencia comercial o profesional, y las buenas, que las ponen solo las amistades de los dueños del negocio en cuestión. Es así. Nadie, o casi, entra en Google por su propia voluntad a poner una reseña positiva simplemente por haber quedado satisfecho con su visita a tu local u oficina. Luego, recibida la reseña, ¡ojo con lo que contestas! Porque no, ni se te ocurra pensar que puedas contestar con la misma dureza con la que te han reseñado. Ni siquiera cuando sabes que es totalmente injusta. Tienes que hacer de tripas corazón y, según los

¿Jaén Plaza o las plazas de Jaén?

Ya se ha abierto la galería comercial del Centro Comercial Jaén Plaza y ya están, como pronosticábamos algunos, las calles comerciales de nuestra ciudad vacías de personas. Todos estos posible compradores se han dirigido en masa, no hay nada más que ver las colas de coches que querían acceder a la gran superficie, otro tema a tener en cuenta, la forma en que accedemos a los comercios. He analizado este tema para el nuevo artículo de Libreopinante, publicado el 19 de noviembre de 2023 y que puedes leer completo en el enlace https://libreopinante.es/david-palomino-ramirez/jaen-plaza-o-las-plazas-de-jaen