Ir al contenido principal

¿CÓMO VAMOS A SALIR DE LA CRISIS?




      Desde que empezó esta crisis hace dos, tres o cuatro años según con quien hables, venimos haciéndonos la misma pregunta: ¿quién es el responsable de la crisis?
     No sé hasta que punto es lógico hacerse esta pregunta en un país donde nadie asume sus responsabilidades. Yo diría que sí, que es una pregunta a la que no podemos renunciar porque una cosa es que no se asuman responsabilidades y otra que no se conozcan.
         Poco importa quién o qué o cómo causó esta crisis si la causa última no es otra que el propio sistema en sí. Un sistema que se basa en el crecimiento permanente usando recursos limitados está condenado a repetir las crisis cada vez con más virulencia y ámbito. La crisis no es solo económica sino que afecta a todo el sistema. Una sociedad que mide su prosperidad en la capacidad de sus miembros para la acumulación de propiedades materiales está abocada a la decadencia, la desigualdad y la insatisfacción permanente. Una desigualdad totalmente calculada puesto que no hay nada que favorezca más el consumismo que la desigualdad. Nos educan para que busquemos la felicidad basada en la posesión material y no en el desarrollo personal.
         Pero ahora que empiezan a generalizarse comentarios de que puede ser que el fin de la crisis empiece a despuntar a finales de año (nótese la cantidad de palabras que he necesitado para poner “fin de crisis” debido a las dudas que todo el mundo que se supone que sabe de ello tiene al respecto) la pregunta que debemos hacernos no es tanto quién la provocó o cuando saldremos sino más bien cómo vamos a salir.
Está claro que la salida de la crisis que nos están preparando no es ni mucho menos la salida que se podía suponer cuando el entonces presidente francés Nicolás Sarkozy afirmaba que era una muy buena oportunidad para refundar el capitalismo. Tras la tan segura como discreta reprimenda de los que “manejan el cotarro” nunca más volvió a mencionarlo.
         Nos están preparando una salida de la crisis que dibuja un panorama desolador para miles y miles de personas, han devastado los servicios públicos dejándolos en meros epígrafes de lo que fueron. Han atacado la sanidad, la educación y los servicios de ayuda a la dependencia como si dependiera de ello la continuidad misma de la especie humana. En cambio no se han atrevido en ningún momento a meterse con los bancos, a obligar a la Iglesia a pagar impuestos, a realizar una reforma fiscal que haga pagar más a quien más tenga y más contamine y no a quien depende exclusivamente de una nómina. No se han atrevido a apostar por nuevas formas de energía a pesar de tener las empresas y las materias necesarias para convertirnos en energéticamente autosuficientes debido al poder que tienen las empresas que actualmente se reparten el pastel energético en España. No se han atrevido a buscar el dinero que se esconde en los paraísos fiscales o en empresas de dudosa moralidad impositiva (si se me permite la expresión) como las SICAV, a pesar de decir una y otra vez que hacía falta dinero. El dinero está y ellos lo saben, es solo que no se atreven a ir a buscarlo y han decidido sacarlo de los maltrechos bolsillos de los más débiles. Nos venden continuamente la idea de que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades cuando nadie asume la responsabilidad de haber construido aeropuertos donde no hay aviones o de inundar España de trayectos AVE deficitarios mientras reducen los servicios ferroviarios en otros sitios que quedan casi aislados por tren, a la vez que privatizan aquellos servicios públicos imprescindibles y rentables que aún le quedan a la administración. Todo ello aderezado con la desfachatez y la chulería de los responsables políticos, que se atreven a convocar ruedas de prensa para decir que están negociando la venta de uno de estos aeropuertos pero que no se les ocurra  a los periodistas preguntarle con quien porque no piensa decirlo, como si estuviera vendiendo la parcela que tiene en el pueblo.
      Y todo esto y mucho más nos lo dicen haciendo hincapié en que están adoptando medidas valientes. Será de cara a sus partidarios porque saben que estas medidas les están restando apoyos, porque para mí aliarse con los poderosos y castigar a los débiles no es precisamente de valientes. Me recuerdan a ese gran monologuista español que fue Miguel Gila cuando contaba: “el otro día pasé por una calle y había tres tipos dándole una paliza a otro y yo pensé: qué hago, me meto, no me meto….al final me metí. Jo, la que le dimos entre los cuatro”. Eso es exactamente lo que están haciendo.
      En definitiva nos están fabricando una realidad en la que nos tocará vivir a todos y que tendrá como objetivo que los de siempre sigan siendo un poco más ricos y a los demás nos aboquen hacía la siguiente crisis correctiva en la que volverán a apretarnos las tuercas un poco más y a la que llegaremos cada vez un poco peor preparados como consecuencia de las “soluciones” adoptadas en la anterior. Una realidad que no nos gusta y además no es la nuestra.
        La libertad sirve para decidir en el presente y para elegir el futuro.
       Tenemos que decidir cómo queremos vivir cuando todo esto acabe. Nos jugamos si salimos de la crisis empobrecidos e hipotecados para varias generaciones o solidarios y preparados para un futuro mejor. Y tenemos que decidirlo cuanto antes porque el tiempo pasa y nuestra sociedad y nuestra democracia se degradan a pasos agigantados.
     Con la excusa de la crisis económica están tratando de destruir lo que queda de nuestro sistema democrático y alejarnos de las instituciones. Ya hay gobiernos en Europa que no han pasado por las urnas y que se erigen en salvadores de la patria cuando están dirigidos por reputados representantes del gran capital que todo lo maneja, usando además la excusa de que no les ha quedado más remedio, que tenían que salvarnos.
        El problema no es la política sino el uso que algunos vienen haciendo de ella en su propio beneficio.
     Ni queremos ni podemos renunciar a unos derechos que tantos años y esfuerzos costaron. Se lo debemos a nuestros padres y a nuestros hijos.
      Tenemos que trabajar día a día en construir la sociedad del futuro. Esto no solo se hace en las urnas, cada cuatro años, sino también en la calle, con cada posicionamiento que tomemos ante lo que está pasando. Apoyando las iniciativas que nos parezcan que van en la buena dirección, dejando de lado rencillas o enemistades personales. Colaborando con organizaciones y partidos que luchen por un mundo mejor y más sostenible.
      Hay que luchar para cambiar este sistema que, como si de un círculo vicioso se tratara, nos empuja una y otra vez dentro y fuera de unas crisis que tienen como objetivo convertirnos en meros productores alimentados por la quimera de encontrar la felicidad en el último modelo de electrodoméstico.
    Tenemos que vencer la idea de que no hay alternativas porque sí, sí que las hay. Trabajemos por desarrollarlas y crear una auténtica alianza de los más desfavorecidos que nos permita decidir nuestro destino y no conformarnos con el que nos tienen preparado. No les demos más facilidades, lo tienen todo a favor porque lo llevan construyendo muchos años con un plan minucioso que les está dando frutos. Ellos, el capital, los especuladores, los explotadores, los neoliberales nos llevan una gran ventaja: ellos saben lo que son y lo defienden con ahínco. Saben que sus posibilidades pasan por la unidad. A nosotros nos gusta etiquetar (a nosotros y a los demás) y lo hacemos con etiquetas que nos separan más de lo que el trabajo diario nos une.
      Tal y como están las cosas todo lo que no sea trabajar por una alternativa real de gobierno que apueste por un nuevo sistema y una nueva sociedad más sostenible y solidaria es perder el tiempo y facilitarles el camino a aquellos que causaron la crisis como excusa para afianzar su posición.
      Vaya, al final ha resultado que sí sabíamos quien causó la crisis.

Comentarios

  1. Evidentemente no somos los ciudadanos los culpables y, una matización a tus palabras, los gobiernos no es que no se atreban a buscar una salida diferente... es que no quieren para proteger sus intereses.

    Y, como biuen dices, depende de nosotros cambair.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Abraham por tu comentario. Efectivamente parece que todo es cuestión de actitud y de prioridades. Lo que parece claro es que las prioridades de las autoridades actuales no son las de los ciudadanos a los que gobiernan y se supone que protegen

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

SUMAR

  "... el que tenga miedo a la libertad, a la creatividad, al debate y a las propuestas, a la ciencia, a afianzar los derechos y las libertades y hacerlo por igual, a permitir que España progrese de una vez y se ponga a la cabeza de un mundo que no va por donde ellos creen, a la alegría y a la esperanza, todos esos, que voten lo que crean conveniente. Los demás votaremos para conseguir una sociedad mejor y más justa para todo el mundo. Hasta para aquellos que van a hacer todo lo posible para que no lo consigamos." Con motivo de las elecciones generales del 23 de julio de 2023, publico este artículo en Libreopinantes sobre lo que significa votar para seguir avanzando. Incluso para aquellos que no ven el avance conjunto de toda la sociedad ningún beneficio, como si pudieran vivir aislados del entorno. Artículo completo en https://libreopinante.es/david-palomino-ramirez/sumar

Reseña, que algo queda

  ¡Ay, las reseñas! Qué melón ha abierto ahí Google que parece no tener fin. Yo, que llevo tanto tiempo en lo mío, aún recuerdo cuando los clientes insatisfechos, con razón o sin ella, te amenazaban con ponerte una hoja de reclamaciones. Ahora no. Ahora te amenazan con ponerte una reseña en Google. Porque, seamos sinceros, hay dos tipos de reseñas. Las malas, que te las pueden poner por miles de motivos y no siempre relacionados con una mala experiencia comercial o profesional, y las buenas, que las ponen solo las amistades de los dueños del negocio en cuestión. Es así. Nadie, o casi, entra en Google por su propia voluntad a poner una reseña positiva simplemente por haber quedado satisfecho con su visita a tu local u oficina. Luego, recibida la reseña, ¡ojo con lo que contestas! Porque no, ni se te ocurra pensar que puedas contestar con la misma dureza con la que te han reseñado. Ni siquiera cuando sabes que es totalmente injusta. Tienes que hacer de tripas corazón y, según los

El Derecho a la ciudad

Para que nos entendamos, según la Organización de las Naciones Unidas, ONU, el Derecho a la Ciudad es el derecho de todos los habitantes a habitar, utilizar, ocupar, producir, transformar, gobernar y disfrutar ciudades, pueblos y asentamientos urbanos justos, inclusivos, seguros, sostenibles y democráticos, definidos como bienes comunes para una vida digna.   Reflexiono sobre ello en el número de Libreopinantes del 18 de junio de 2023. Artículo completo en https://libreopinante.es/david-palomino-ramirez/el-derecho-a-la-ciudad