Ir al contenido principal

SIMPLIFICANDO: SE CARGAN EL CASCO HISTÓRICO



Una semana, y casi mil firmas, después de iniciada la petición para intentar evitar que el asfalto invada nuestro casco histórico, parece que las opciones posibles eran solo dos: o arreglar las calles llenándolas de asfalto y arruinando de este modo la imagen de nuestras calles más tradicionales, o mantenerlas llenas de agujeros y peligrosas para la ciudadanía, especialmente las personas mayores.
Me niego, por razones evidentes, a simplificar de esta forma el motivo de la petición. La tercera opción, la que yo apoyo y la que al menos mil vecinos de Jaén han secundado, pasa por la reparación del suelo tradicional, empedrado, para que las calles mantengan su aspecto original y sean a la vez cómodas y seguras para todas las personas que pasen por ellas.
Ahora se destaca, en la obra llevada a cabo en la calle Fernando IV del barrio del Arrabalejo, que se ha
Foto publicada en La Contracrónica
ganado espacio para los peatones y se han eliminado zonas donde los coches antes impedían el paso de las personas, obligándolas a salirse a mitad de la calle. También se nos habla de la seguridad en cuanto a que ahora el suelo no tiene hoyos ni favorece las caídas.
La pregunta es obvia, ¿todo esto no se podía haber logrado sin necesidad de eliminar el empedrado? ¿No se podían haber eliminado las zonas de aparcamiento irregular hace años o es que hasta ahora nadie se había dado cuenta de lo que estorbaban los coches? ¿Se favorece el uso peatonal de la calle cuando lo que se hace es dejar expedito el camino a los coches siendo además una de las razones de haber acometido esta obra la amenaza, manifestada por algunos vecinos, de los taxistas y otros colectivos de no entrar si no se arreglaba el piso?
En mi opinión hay una falta grave de consideración hacia el caso histórico de la capital, además de una enorme desidia a la hora de valorar alternativas que vayan más allá del arreglo fácil o barato. No sabemos o no queremos saber lo que la parte más antigua e histórica de nuestra ciudad puede aportarnos, a nivel cultural, turístico y económico.
Existen muchos ejemplos que demuestran que un pavimento empedrado, bien mantenido, no supone ningún peligro para nadie y sí que ayuda a un tráfico tranquilo coherente con una zona de calles estrechas y ambiente acogedor.
La petición ha tenido un recorrido inicial más que satisfactorio, pero me gustaría que no quedara ahí. No pretendo, ni mucho menos, convertirla en un icono de la defensa del casco histórico, pero sí que me gustaría que las administraciones empezaran a cuestionarse sus actuaciones de cara a barrios que representan mucho más que simples vías y que tienen una historia y unas características propias que estamos obligados a respetar y mantener.
Con la calle Fernando IV ya vamos tarde, pero la amenaza desde el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Jaén de seguir llenando de asfalto nuestro casco histórico va en serio. Si no lo defendemos nosotros no lo hará nadie, y luego será demasiado tarde.

Comentarios

Entradas populares de este blog

SUMAR

  "... el que tenga miedo a la libertad, a la creatividad, al debate y a las propuestas, a la ciencia, a afianzar los derechos y las libertades y hacerlo por igual, a permitir que España progrese de una vez y se ponga a la cabeza de un mundo que no va por donde ellos creen, a la alegría y a la esperanza, todos esos, que voten lo que crean conveniente. Los demás votaremos para conseguir una sociedad mejor y más justa para todo el mundo. Hasta para aquellos que van a hacer todo lo posible para que no lo consigamos." Con motivo de las elecciones generales del 23 de julio de 2023, publico este artículo en Libreopinantes sobre lo que significa votar para seguir avanzando. Incluso para aquellos que no ven el avance conjunto de toda la sociedad ningún beneficio, como si pudieran vivir aislados del entorno. Artículo completo en https://libreopinante.es/david-palomino-ramirez/sumar

Reseña, que algo queda

  ¡Ay, las reseñas! Qué melón ha abierto ahí Google que parece no tener fin. Yo, que llevo tanto tiempo en lo mío, aún recuerdo cuando los clientes insatisfechos, con razón o sin ella, te amenazaban con ponerte una hoja de reclamaciones. Ahora no. Ahora te amenazan con ponerte una reseña en Google. Porque, seamos sinceros, hay dos tipos de reseñas. Las malas, que te las pueden poner por miles de motivos y no siempre relacionados con una mala experiencia comercial o profesional, y las buenas, que las ponen solo las amistades de los dueños del negocio en cuestión. Es así. Nadie, o casi, entra en Google por su propia voluntad a poner una reseña positiva simplemente por haber quedado satisfecho con su visita a tu local u oficina. Luego, recibida la reseña, ¡ojo con lo que contestas! Porque no, ni se te ocurra pensar que puedas contestar con la misma dureza con la que te han reseñado. Ni siquiera cuando sabes que es totalmente injusta. Tienes que hacer de tripas corazón y, según los

¿Jaén Plaza o las plazas de Jaén?

Ya se ha abierto la galería comercial del Centro Comercial Jaén Plaza y ya están, como pronosticábamos algunos, las calles comerciales de nuestra ciudad vacías de personas. Todos estos posible compradores se han dirigido en masa, no hay nada más que ver las colas de coches que querían acceder a la gran superficie, otro tema a tener en cuenta, la forma en que accedemos a los comercios. He analizado este tema para el nuevo artículo de Libreopinante, publicado el 19 de noviembre de 2023 y que puedes leer completo en el enlace https://libreopinante.es/david-palomino-ramirez/jaen-plaza-o-las-plazas-de-jaen