domingo, 7 de marzo de 2021

Movilizaciones por Jaén

Llegados a este punto, a ésta, que junto a tantas otras, gota que ha colmado el rebosante vaso de indignación de la ciudadanía de la provincia de Jaén, ¿qué otra cosa podíamos hacer que no fuera echarnos a la calle?

Es verdad y fácilmente demostrable el ninguneo y la dejadez de las distintas administraciones, de ahora y de antes, para con la provincia. Y es igualmente verdad el derecho y la obligación que como ciudadanía participativa y exigente tenemos de recordar a quienes toman las decisiones que tienen una obligación con nosotros y nuestra tierra. Con todos los medios a nuestro alcance.

Pero, ¿nos planteamos alguna vez si nosotros mismos, en nuestro día a día, hacemos también todo lo posible para favorecer a nuestra provincia?

Desarrollo esta cuestión en el artículo que publico en LaContraDeJaén y que puedes leer aquí.



sábado, 27 de febrero de 2021

Una Andalucía Más Verde para tu salud

Un año más celebramos el Día de Andalucía. Y no faltarán las voces que nos dirán que no hay nada que celebrar.

Es verdad que nos enfrentamos a grandes retos, que están poniendo en peligro la propia subsistencia de la humanidad, y nuestra capacidad para afrontarlos, pero eso no puede hacer que nos olvidemos de lo mucho que nos une.

Celebremos nuestra historia, nuestra cultura, nuestra forma de ser, abierta, solidaria, hospitalaria, y celebremos también nuestra capacidad para luchar y sobreponernos a los contratiempos.

Es un día de reivindicar y de reafirmar nuestro compromiso con nuestra tierra y con nuestra gente.

Hablo de ello en este artículo, escrito junto a Abraham Velázquez y publicado en Andalucía Información. Puedes leerlo aquí:

https://andaluciainformacion.es/andalucia-mas-que-verde/953912/una-andalucia-mas-verde-para-tu-salud/


 

 

sábado, 13 de febrero de 2021

Una salud

Hace algún tiempo, en una reunión de amigos, alguien hizo un comentario al respecto de una noticia referente a un episodio de hambruna en un país africano. Episodios, dicho sea de paso, que a día de hoy siguen repitiéndose pero que han dejado de ocupar una posición relevante en el interés de nuestros medios. Este comentario, bastante desafortunado a varios años vista, venía a decir que en lugar de hacer políticas contra el hambre se deberían hacer políticas contra las ganas de comer.

Esta gracieta, basada en establecer una escala temporal entre uno y otro hecho, me ha dado que pensar sobre el uso del lenguaje y su encaje en el marco mental de cada uno. Otro ejemplo, ¿se han dado cuenta de que para las administraciones el INEM es la oficina de empleo y para la ciudadanía es la oficina del paro? Ahí lo dejo, pero da que pensar sobre lo que cada uno espera cuando va a una de sus oficinas.

Todo esto, que daría para mucho más que para un artículo y que lo dejo para posibles temas de tesis en psicología, me lleva a plantear una duda. ¿No sería más importante que el ministerio de Sanidad, que parece trabajar para que nos curemos cuando estemos enfermos, dedicara un mayor esfuerzo a articular medidas para que no enfermáramos? Sin desatender, lógicamente, la urgencia de paliar el sufrimiento que la enfermedad provoca y sin olvidar, a la vez, la enorme cantidad de dinero que las enfermedades y su tratamiento mueven cada año.

Es cierto que la prevención ocupa cada vez más espacio en cualquier ámbito, ya sea laboral sanitario, de medio ambiente….pero si queremos prevenir es lógico pensar que debemos estudiar cuáles son las causas de esas posibles amenazas que tratamos de prevenir.


Y en lo que a salud se refiere, que es el tema estrella actualmente por motivos obvios, no podemos quedarnos en “la cascarilla”. Debemos ser conscientes de una vez, como parece que ahora sí nos indican todos los estudios, de que nuestra salud no es una situación aislada que dependa solamente de aquello que hacemos, sino que es un cúmulo de circunstancias relacionadas con todo nuestro entorno. Cuando actuamos de alguna manera afectando la salud del medio ambiente, la calidad y contaminación de los suelos agrícolas, de las aguas, la alimentación de los animales que luego nos comemos, la calidad del aire, ….cuando hacemos todo eso estamos atacando directamente nuestra salud y provocando que la amenaza de una enfermedad se haga cada vez más real.

Se habla a menudo de que una buena salud empieza por comer sano. Pero, ¿sabemos realmente lo que es comer sano? Porque estoy seguro de que muchas personas piensan que comer sano es comer fruta y verdura, olvidando la importancia del proceso de cultivo y del tratamiento que esa comida reciba.

En las actuales circunstancias, azotados como estamos por una pandemia provocada por un episodio de zoonosis, que es solo una pista de otros muchos que pueden venir en un futuro no demasiado alejado, en la que además sabemos que la pérdida de biodiversidad y el destrozo de muchos hábitats del planeta afecta profundamente a la posibilidad de repetir estos episodios, da la sensación de que no se está haciendo nada.

Sí, es cierto que se han desarrollado vacunas en tiempo récord, que nos han vuelto a demostrar cuales son las prioridades del sistema capitalista anteponiendo el beneficio empresarial a la salud de las personas, y es cierto que cada semana se reúnen comités de expertos para valorar la situación y acometer nuevas restricciones de movilidad y reunión. Pero no es menos cierto que no se ven titulares que apunten a cuales son las medidas que se están llevando a cabo para prevenir que más adelante no se vuelva a producir otro episodio de pandemia provocado por las mismas actuaciones que han provocado éste. ¿Desde Sanidad, o mejor Salud, no se debería afrontar esa prevención de manera conjunta con otros ministerios como Medio Ambiente, Agricultura, Energía, Economía…? Da la sensación de que la estrategia adoptada es vacunar cuanto se pueda, intentar evitar que la gente se contagie apelando, en una nueva muestra de incoherencia, a que se queden en casa mientras que se mantienen abiertos colegios y centros de trabajo, y dejar pasar el tiempo, hasta ver si esto pasa.

Pues sí, esto pasará, llevándose por delante a miles de personas. Pero, aun siendo una consecuencia de una gravedad brutal, no es esto lo más importante que debemos tener en cuenta, sino que si no hacemos lo necesario, esta situación se volverá a repetir en un plazo no muy lejano y con unas consecuencias aún más graves.

En la salud, en la nuestra y en la de los animales, plantas y ecosistemas, que no son “saludes” diferentes sino que son la misma, intervienen muchos factores y o hacemos una planificación coordinada de lo que debemos hacer para cambiar las condiciones de esos ecosistemas a los que las personas también pertenecemos o acabaremos enfermando de la misma enfermedad que ya lo están otros componentes del planeta, de explotación y extenuación. Algo para lo que aún parece que no tenemos medicina. O redaños para tomarla.

Es lamentable, y no estoy dispuesto a aceptarlo, que cada año, en cada episodio epidémico, seamos capaces de asumir una cantidad de pérdidas humanas a cambio de no tomar las medidas necesarias. Porque la vida no forma parte de una estadística.

 

Artículo publicado en https://andaluciainformacion.es/andalucia-mas-que-verde/949854/una-salud/ el 8 de febrero de 2021

miércoles, 30 de diciembre de 2020

Como padres con sus hijos

En este, cada vez más largo, periodo de “pre-Navidad” es normal que nos lleguen muchos mensajes y llamadas de organizaciones humanitarias apelando a nuestra sensibilidad y solidaridad, especialmente a flor de piel en estos días.

Suelen ser mensajes del tipo: “Envía tal o cual palabra al XXXX y por 1,20€ estará ayudando a que…….”

Estas campañas tienen mucha importancia para estas organizaciones porque forman una parte importante de su financiación además de porque les ayuda a visibilizar problemas y situaciones muchas veces olvidadas o apartadas por la urgencia de otras. Otras veces les sirven para acceder a una colaboración más estable en el tiempo, quizá por aquello de las buenas intenciones para el año nuevo, porque saben que su labor no se puede basar en ayudas puntuales sino que se construye sobre compromisos más constantes y perdurables en el tiempo.

Por estas razones y porque creo realmente en la labor que estas organizaciones vienen realizando, suelo pararme a ver los vídeos o a leer los mensajes que suelen acompañar sus peticiones y compartirlos con mis contactos.

Este año, además de otros muchos mensajes, me han llegado unos vídeos de la campaña #SoloQuieroUnHogar, de la Asociación para la promoción del acogimiento familiar, APRAF. El acogimiento familiar me parece una muestra de generosidad infinita que supone abrir tu hogar y tu vida a personas a las que solo conoces por reconocer en ellas a otro ejemplar de tu misma especie, lo que no deja de ser una vuelta a nuestros orígenes como animales gregarios y en comunidad.

El caso es que en uno de esos vídeos se dice que “los niños tiene derecho a unas condiciones de vida dignas….”


Esta frase, con la que estoy seguro que yo, que escribo, y usted, que lee estas líneas, estaremos de acuerdo, me ha provocado algunas preguntas que creo bastante importantes. ¿Por qué los niños y niñas? o, mejor dicho, ¿sólo los niños y las niñas? ¿Por qué no los ancianos, o los parados, o los adolescentes? ¿A qué edad perdemos ese derecho? ¿A los 18? ¿Por qué no todas las personas a todas las edades?

Exactamente eso es lo que se pide cuando se reclama la implantación de una Renta Básica Incondicional. Garantizar unas condiciones de vida mínima dignas para todas las personas.

Cualquier padre y madre firmaría esa declaración de intenciones, de la misma forma que sabe que su compromiso para proporcionar esas condiciones de vida no acaba a los dieciocho años, ni cuando tus hijos encuentran el primer trabajo o se van de casa, sino que se trata de un compromiso de por vida. Y lo sabes desde el primer minuto, aunque nadie te lo dice.

Ese compromiso de padres es el mismo que tenemos con todas y cada una de las personas que componen nuestra sociedad, así como ellas con nosotros.

La Renta Básica figura en el programa de algunos partidos políticos, principalmente los ecologistas, y en los últimos tiempos se ha convertido en un tema recurrente en distintos foros económicos y sociales, y su importancia se ha destacado especialmente con las duras condiciones que hemos vivido con motivo de la pandemia de la COVID-19 ante la necesidad de parar toda actividad económica para poder luchar contra la expansión del virus y a la vez asegurar el acceso a alimentos, ropa y recursos para la vida misma.

No se trata de tener que demostrar que eres pobre, o que pasas penalidades económicas, o que vives en la calle, se trata de un derecho humano que todas las personas debemos tener y disfrutar, además de defender para nosotras mismas y para todas las demás.

En estos momentos está en marcha una Iniciativa Ciudadana Europea (ICExRBU) para pedir que la Comisión Europea elabore un proyecto de Renta Básica para toda la U.E. Es importante destacar que se trata de eso, de una iniciativa ciudadana y no de una propuesta partidista vinculada a una fuerza política. Es importante que se entienda que se trata de ciudadanía luchando por un derecho para toda la ciudadanía, en muchos sitios y a la vez.

Hay multitud de webs y foros donde cualquier persona se puede informar de las características y la forma de implantar una medida como esta, empezando por la propia web de la iniciativa ciudadana europea y yo siempre recomiendo leer e indagar para ver la cantidad de ramificaciones y cambios que una Renta Básica Incondicional y Universal lleva consigo.

Quizá lo lógico, ahora que he conseguido que usted, amable lector o lectora, llegue hasta aquí, fuera pedirle que entrara en la web y firmara la iniciativa, pero no lo voy a hacer. Voy a pedirle otra cosa. Le pido que imagine cómo sería la vida de usted y de las personas de su entorno en unas condiciones mínimas garantizadas, con la libertad de poder elegir qué hacer con su tiempo y su vida y poder dedicar tiempo a aquellas cosas que de verdad nos llenan como personas y no tener que abandonarlas por tener que asumir una vida pensada para trabajar y consumir.

¡Imagine!

 

Artículo publicado en el blog de EQUO Verdes Andalucía "Andalucía Más Que Verde", en el medio Andalucía Información el 22 de diciembre de 2020.

viernes, 18 de diciembre de 2020

CUESTIÓN DE PRIORIDADES

La presentación de los Presupuestos debe ser para cualquier administración como trabajar para tu propio padre, y lo digo por experiencia: lo que hagas nunca estará totalmente a su gusto.

Nada más presentarlos sabes que todo el mundo va a estar en contra, excepto “los tuyos”. Y a veces hasta esos.

Esto es lo que le ha pasado al Gobierno de la Junta de Andalucía, presidido por Juan Manuel Moreno, del PP, y apoyado por Ciudadanos, en el propio gobierno, y VOX, en la sombra pero a plena luz.

El caso es que debe ser lo normal y por lo tanto no llama la atención, ni siquiera que parezca que entre tanta hoja y tanto dato no haya nada bien, a juzgar por las reacciones. ¡Hombre, digo yo que algo habrá con lo que estar de acuerdo! Pero parece que por reconocer algo así se nos van a caer los anillos, como decimos por mi tierra.

De entre todas las reacciones que he podido ir leyendo, y que conste que éste es solo uno de los muchos ejemplos que se podrían coger, me ha llamado la atención especialmente el de Comisiones Obreras. Se puede leer un resumen en este artículo https://www.ahoranoticiasandalucia.es/nuria-lopez-la-junta-de-andalucia-ha-roto-su-compromiso-de-salir-juntos-de-la-crisis-necesitamos-un-plan-de-choque-y-sigue-sin-escuchar/

Estoy bastante de acuerdo en lo que se pide desde el sindicato, pero me ha llamado la atención esta frase: “proteger a los trabajadores y a las empresas con el objetivo de que ellas protejan el empleo y, en consecuencia, a las familias”

Se trata de poner el empleo, o trabajo remunerado, en el centro de todas las iniciativas. Garantizar el empleo es el objetivo número uno, para proteger a las familias y a las personas trabajadoras. ¿De verdad es esa la prioridad número uno? ¿No debería ser garantizar las condiciones de vida mínimas dignas para todas las personas? ¿Quizá garantizar un mínimo en los suministros básicos y una renta básica que permita al menos vivir dignamente sin estar sometido a los vaivenes caprichosos del mercado?

Digo esto porque poner el empleo en el centro, alrededor del cual orbita toda la actividad y que actúa como garantía de acceso a ciertos servicios, no hace sino dar todo el poder a los empleadores. Estos saben que la dependencia de un buen empleo y un sueldo a final de mes va a lograr que para acceder a ello las personas sean capaces de “tragar” con muchas cosas: condiciones laborales infames y peligrosas, horarios de auténtica explotación, renuncia a su tiempo familiar o de ocio, renuncia a poder participar en la vida de la sociedad a la que pertenecemos…

Todo ello por no hablar de la conciliación o del reparto de tareas domésticas y de los cuidados algo que no deja de ser un horizonte lejano y que permanecerá ahí mientras no podamos arbitrar la forma de poder elegir vivir de otra manera, en la que el trabajo remunerado sea una opción, pero no la única opción.

No pretendo, no se me pasaría por la cabeza, enmendar la plana a nadie, y menos a un sindicato de sólida y larga trayectoria en la defensa de las personas trabajadoras, pero creo que quizá ya no toca seguir defendiendo el pleno empleo como medida estrella, algo que además se ha mostrado imposible y que con las nuevas tecnologías y los avances de la técnica se antoja cada vez más inalcanzable. Quizá ahora toca mirar hacia un mundo en el que las condiciones de vida mínimas dignas estén garantizadas desde el momento en que nacemos y sea decisión de cada persona, en función de sus habilidades, inquietudes o posibilidades, incluirse en un mercado laboral que, dicho sea de paso, cambiaría totalmente su estructura al no poder mantener los resortes de explotación y poder que actualmente tiene.

No se trata, que ya sé que alguien lo estará pensando, de darle dinero a la gente por no trabajar. Se trata de darle a la gente la libertad de elegir si quiere o no hacerlo y en qué quiere invertir su tiempo.

Y ahí es donde radica la importancia de esta propuesta. Porque, que no te engañen, ya sabemos que es factible, que es viable, e incluso que es conveniente (y así lo reconocen incluso foros tan poco sospechosos de tener carácter revolucionario como el propio Foro de Davos, Sancta Sanctorum del capitalismo mundial) La verdadera traba que hace que esto no sea posible ya es que no hay nada más peligroso para el Poder que el hecho de que seamos libres. Porque la libertad nos vuelve respondones, y nos necesitan sumisos. El acceso a una renta básica va a llegar, la pregunta es si lo va a hacer en términos de limosna del sistema o de renta condicionada a que demuestres tu condición de pobre, o lo va a hacer como un derecho que todas las personas tenemos: el derecho a una vida digna.

Este tema es tremendamente complejo por su carácter revolucionario y tiene numerosas ramificaciones
y aspectos (de empleo, de consumo, de género, ecológicos, de producción, sociales…) Recomiendo este artículo de Abraham Velázquez para hacerse una idea amplia de lo que es la Renta Básica  Nada volvería a ser como antes tras la implantación de una Renta Básica Universal, y por eso es imposible abarcar todos los aspectos relacionados en un solo artículo. Ni siquiera en un libro entero.  Pero es importante empezar a comprender esta necesidad y que se introduzca en el imaginario colectivo de esta sociedad, cada vez más precaria y desestructurada, que necesita un giro radical si no queremos que derive en algo mucho peor.

Existen ya iniciativas de prueba en algunas partes del mundo. También grupos de debate de diferente índole y procedencia. Yo os animo a sumaros y participar en los que creáis conveniente. No hay nada como abrir la mente para comprender mejor las dimensiones de las propuestas, y la mente se abre leyendo y escuchando desde todos los ángulos.

Ahora mismo hay en marcha una Iniciativa Ciudadana Europea por una Renta Básica Universal que necesita recoger firmas por toda la U.E. y a la que te dejo el enlace por si te animas a firmar. https://es.eci-ubi.eu/

Seguiremos hablando sobre esto, porque la realidad es tozuda y nos muestra que el camino que nos ha traído hasta aquí nos ha conducido al borde de un precipicio y es necesario inventar un sendero nuevo que nos permita seguir avanzando sin que nadie se quede atrás.

domingo, 26 de abril de 2020

Se habla de Renta Básica, ¿o no?


La mayoría del tiempo nos limitamos a movernos, con la sensación de avanzar. Pero hay unas pocas veces en las que nos planteamos cómo queremos que sea la sociedad del futuro. Pensar que podemos conseguir la utopía, perdiendo el miedo a hacer algo totalmente nuevo. ¿Estamos en uno de esos momentos? Lo veremos.
Está muy bien plantearse las cosas en los términos más amplios posibles, pero para hablar de algo nuevo tenemos que abrir nuestras mentes y no aturullarnos, hay que ir paso a paso. Destacar que es algo nuevo por no haberse aplicado antes, no porque el concepto lo sea puesto que ya en los años 70 podemos leer a André Gorz apelando a la introducción de un ingreso básico universal como Derecho humano.
Y para ir paso a paso lo primero es tener claro de qué estamos hablando. La clave está en el propio nombre, porque ahí están las respuestas: Renta Básica Universal e Incondicional (RBUI) No es ningún tipo de Renta de Inserción ni de paga no contributiva condicionada. Eso son otras cosas, mejor o peor intencionadas, pero no son una RBUI. A estas alturas, no hace falta definir cada uno de los términos que componen su nombre, algo que además ha hecho muy bien mi compañero de EQUO Verdes Cádiz Mateo Quirós en uno de sus artículos en La Voz del Sur que podéis leer aquí.
El hecho de que se haya conseguido, del modo que sea, posicionar este debate en la realidad política y social de nuestro país, ya es un paso adelante. El que haya hecho falta una situación de emergencia para lograrlo no es una buena noticia ni un buen síntoma de cara a saber cómo se va a querer plantear  por parte de quienes controlan el sistema.
Hablamos de una herramienta revolucionaria, palabra denostada a veces y que deberíamos retomar, cuyo fin no es, pese a lo que pueda parecer, dar dinero a las personas. El fin de la RBUI es dar libertad y capacidad de decisión a la gente. Y ahí radica precisamente su poder y es por lo que es tan temida por las grandes fuentes del poder económico capitalista.
Desde luego, como decía Juan Torres en la charla organizada por EQUO Verdes Málaga sobre Renta Básica el 17 de Abril de 2020, no es la herramienta definitiva para acabar con la pobreza debido al carácter multidisciplinar de ésta, pero sí opino que serviría para evitar dicotomías del tipo “si pago el alquiler me quedo sin calefacción”, o “me están explotando como a un esclavo, pero no me puedo permitir perder este trabajo”, o “necesito más tiempo para estar con mi familia, pero no puedo tener menos horas de trabajo o el sueldo no me llegará a fin de mes”. Tampoco acabaría con la desigualdad, como también señalaba el insigne economista, al recibirla todo el mundo, pero estaremos de acuerdo en que el recibirla no repercutiría del mismo modo en todas las personas.
Y, por supuesto, no debemos verla como una herramienta en solitario, dado que por sí sola no conseguiría mucho más que repetir la situación actual, pero con un suelo monetario. Debe ir combinada con una Renta Máxima y una reforma del sistema impositivo. Por otro lado, si aceptamos que sola no tiene capacidad de cambiar las cosas y a la vez no la vinculamos con un cambio del sistema económico, productivo y energético la estamos vaciando de todo el poder que tiene.
Debemos asimilarla además a una red de suministros básicos, como ya hacen algunas de las propuestas que se pueden leer. Hay que garantizar una cantidad de agua y de energía mínima por persona, del mismo modo que garantizamos, al menos teóricamente, la educación y la sanidad. Por eso es importantísimo vincular la defensa de la RBUI a la defensa de los Servicios Públicos de calidad, blindando su funcionamiento y garantizando su capacidad para responder a las necesidades de la ciudadanía, ampliando incluso la lista de estos Derechos con otros como el Derecho a un aire limpio, a un medio ambiente sano o a recibir los cuidados necesarios.
Del mismo modo es importante señalar desde el punto de vista de la ecología política que se trata de una propuesta que entronca directamente con la defensa de lo local y la cercanía en economía y producción. La repercusión en la calidad de vida de las personas está directamente vinculada con la calidad de los servicios y el acceso a los mismos en un radio corto.
No es cierto, además, que sea una figura creadora de vagos. Está demostrado que si se tiene la seguridad de un nivel mínimo garantizado todo el mundo decide intentar mejorarlo, arriesgando en actividades que en otras circunstancias no haría, o empleando tiempo en cuidados y activismos que repercuten también en la mejora de la calidad de vida de quienes nos rodean y, por extensión, de nosotras mismas. Por el contrario es cuando el acceso a un trabajo mal remunerado lleva aparejada la pérdida de cualquier renta o subsidio, cuando nos solemos decidir por no trabajar, en buena lógica.
Por otro lado la financiación de una RBUI no debe suponer ningún problema porque acaba con mucha burocracia y con toda una red de rentas condicionadas que cuestan a las distintas administraciones miles de millones al año, por no hablar del estigma social y psicológico de tener que demostrar la pobreza para poder cobrarla. Además debe ir acompañada, como ya he reseñado, de una reforma del sistema impositivo, incorporando además algunas tasas nuevas como por ejemplo la tasa Tobin. La financiación de una RBUI no menoscaba en absoluto la financiación del resto de los servicios públicos. La clave en este punto, como tantas otras veces, está en la voluntad de querer llevarla a cabo. Preguntarnos en qué queremos que se gasten los fondos públicos y para qué queremos que sirvan.
La RB va a llegar, la eficiencia tecnológica y el descenso del nivel de empleo así lo apuntan, y la única pregunta que tenemos que plantearnos es ¿cómo? Y nosotros lo tenemos que tener claro, tiene que llegar como un derecho humano, el derecho que todas las personas tenemos a un nivel de vida mínimo digno.